Diseño sin título (7)
Hace unas semanas hablábamos de los orígenes que puede tener el miedo a hablar en público. Hoy os traemos una serie de claves para que podáis superar con éxito ese miedo.

  1. En primer lugar, reconocer los síntomas de la ansiedad puede ayudarnos a reducirla a la hora de hablar en público:
  • Síntomas físicos: sudoración, tensión muscular, aumento del ritmo cardiaco, sonrojarse, ruborizarse, palidez, temblores, rigidez de brazos y cuello, tensar los hombros, molestias de estómago, sensación de falta de aire, sequedad de boca, visión borrosa, náuseas o vómitos, sensación de hormigueo, descoordinación de movimientos y urgencia de ir al baño, problemas dermatológicos.
  • Síntomas emocionales: nerviosismo, ansiedad, angustia, miedo, temor, pánico, irritabilidad, tristeza, frustración, culpabilidad y vergüenza. 
  • Síntomas cognitivos: 
  • Pensamientos:  muchos de ellos son anticipaciones o expectativas negativas de lo que va a ocurrir. “Y si…” Es la sensación de sentirnos evaluados negativamente, es la opinión del qué dirán. Se nos disparan pensamientos que podrían servir como avisos. Normalmente los pensamientos nos traen ideas que podríamos tener en cuenta.  
  • Creencias: las creencias van minando nuestra autoestima. “Soy estúpid@, no valgo para nada, todos lo hacen mejor que yo…” son como etiquetas que nos ponemos que describen quienes somos pero de forma injusta y nada objetiva. Algunos pensamientos describen el futuro de manera pesimista “nunca voy a lograr…siempre voy a estar…”.
  • Metas poco realistas: metas sobre cómo queremos que nos escuchen y quienes queremos ser “no bloquearme, no ponerme nervios@, no temblar nada…” realmente nos ponemos demasiada presión. 
  • Síntomas conductuales: conductas que sentimos cuando sentimos miedo que suelen ser escapar, evitar la situación, tartamudear, frotarnos las manos, rascarnos la cabeza, no mirar al público.
  1. El miedo a hablar en público se puede superar con técnicas de relajación: es importante observar el cuerpo y poder notar si nos estamos tensando. Tenemos que respirar despacio pero tampoco muy profundamente. Intentar respirar de manera normalizada y hacer que ese aire que entra vaya a todo el cuerpo. 
  2. También es muy útil visualizar escenas agradables hablando en público. 
  3. Nos entrenarnos en no distraernos a pesar de que haya movimiento en la sala y nos vamos exponiendo a situaciones de hablar en público de manera gradual. Lo importante no es llegar al máximo de ejecución perfecta sino que lo pasemos bien cuando estemos hablando en público. Podemos practicar y contarlo primero a los peluches, a familiares, amigos  y luego al resto. 
  4. Podemos hacer una lista de pensamientos positivos alternativos a los pensamientos negativos que tenemos y que hemos mencionado antes. 
  5. Nos entrenamos en los aspectos positivos de cara a la comunicación:
  • Si conocemos previamente al público nos va a ayudar porque además sabemos cuál es nuestro objetivo. También es importante conocer el lugar, los medios con los que cuento, prepararlo a tiempo, preparar bien la charla, entrenarla y ensayar varias veces y practicarla entre amigos. Preparar bien el principio y el final ayuda a arrancar y terminar. También es importante medir el tiempo que va a durar nuestra intervención. 
  • Comunicación no verbal: muchos especialistas dicen que transmitimos el 55 % de la comunicación con gestos y lenguaje corporal. La entonación, el volumen, el ritmo y las pausas corresponden el 38% y solo el 7% es el contenido. Es importante conectarse con el cuerpo e intentar disfrutar del proceso y no vivirlo como intentando gustar a todo el mundo. La expresión facial, el movimiento y poner pasión y una sonrisa son importantes para transmitir. Al igual que la postura y el movimiento de los brazos, caminar y alejarnos o movernos con el público. 
  • La concentración. Es muy importante entrenarnos y tener un hilo conductor de cuales son las ideas que vamos a comunicar. Si yo me pierdo en un momento dado sé cómo seguir, saber dónde estoy y hacia dónde voy. Tomarnos nuestro tiempo, bebo agua, respiro, busco apoyo físico. 
  • Lenguaje claro, breve, con frases cortas, sencillo, cercano, que podamos utilizar metáforas, ejemplos, repetir ideas importantes, destacarlas y utilizar el sentido del humor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *