crecer-felices-13mayoEs muy probable que el mayor reto al que nos enfrentamos en la vida sea el de ser padres. Responsables 24 horas al día, 365 días al año, de personitas que van a aprender de nuestro ejemplo. Por muy titánica que se presente la tarea, existen sencillas herramientas que nos ayudan a lograr que nuestros niños y niñas crezcan felices.

Imaginemos que nuestro hijo/a es un coche. En el coche hay distintos elementos, que favorecen que funcione bien el viaje en la vida. Veamos:

  • La gasolina: representaría la alimentación de nuestros niños/as, pero también la comida espiritual, esto es, el amor y el cariño. La importancia de una mirada, una sonrisa, un abrazo y también con qué frecuencia lo hacemos. A algunos niños les hace falta poca gasolina (una sonrisa les dura toda una tarde o un día), mientras que otros niños necesitan repostar más veces, sin que ello signifique que nuestro hijo/a es dependiente.
  • El chasis: si le damos seguridad y protección estamos construyendo un buen chasis. Para esto hay que evitar darle golpes, ya que se abollaría. Los golpes son los gritos, las críticas, los insultos, los desprecios…
  • Volante y ruedas: padres que predican con el ejemplo. Si queremos que el niño no grite, pero nosotros le enseñamos gritándole o gritamos a nuestra pareja, el niño va a aprender a resolver las cosas gritando.
  • La carretera: es la vida cotidiana y sus límites. Es muy importante que los niños aprendan límites. Esto les da seguridad y les permite ser más espontáneos, porque hay alguien que vigila por ellos.
  • El coche debe estar en movimiento: explorar, jugar, música, caminos bonitos…
  • La batería: es la motivación. ¿Qué da chispa y logra ilusionar a nuestros hijos/as? Si no tienen motivación, no van a lograr hacer la actividad que queremos que hagan.
  • El habitáculo: queremos que el interior del coche sea acogedor; también nuestra casa. ¿Te encuentras a gusto en casa? ¿Has probado a cambiar los cojines?
  • Viajar despierto: es permitir que el niño/a sienta su cuerpo y sus emociones.
  • Tubo de escape y limpiaparabrisas: asociados a eliminar lo que nos sobra, tanto a nivel biológico (enseñar a nuestros hijos/as a hacer caca y pis), como emocional: mal humor, bajones, irritabilidad. Todos los días hay que buscar un rato para soltar, a través, por ejemplo, de la conversación.
  • Compañeros de viaje: viajar con la familia, amigos y gente querida es compartir y relacionarse. Los padres deben elegir buenos compañeros de viaje para sus hijos/as.
  • Paradas: ante tanta actividad extraescolar, deberes, etc., es importante regular las horas de descanso y sueño de nuestros pequeños/as.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *