Diseño sin título (6)A muchas personas les ocurre que sienten pánico a la hora de hablar en público, el 90% de las personas nota ansiedad cuando tenemos que hablar ante un grupo de personas, no solo cuando vamos a exponer algo sino en un grupo de amigos. Hay personas que se sienten cómodas hablando en público si hay 3 o 4 personas pero cuando hay más se sienten incómod@s.

¿De dónde proviene el miedo a hablar en público?

El origen se puede remontar a la infancia. Hay veces que se riñe a los niñ@s cuando están hablando los mayores, se les regaña pero no se les dice lo que están haciendo mal o no les damos alternativas. Nos quedamos con la sensación de ser inadecuad@s o que hemos hecho algo que no ha gustado a los otros, se nos queda grabada la decepción y el rechazo. También el origen puede estar en haber tenido experiencias de vergüenza en el colegio cuando salíamos a la pizarra o preguntaban y se reían, o también nos da mucha vergüenza cuando aprendemos a hablar idiomas. Asimismo, cuando somos pequeñ@s también existen elogios que no son tan útiles como pensamos. Por ejemplo “seguro que lo haces perfecto” “no importa si te equivocas, yo confío en ti, pero los Rodriguez nunca se equivocan”, lo que hacemos es añadir muchísima más presión a la persona.  Las comparaciones cuando somos pequeños también pueden influir.

De pequeños es importante que nuestros padres nos ayuden a reconocer los síntomas de nuestro cuerpo. Si yo veo que mi padre tiene síntomas de ansiedad, mis neuronas espejo lo aprenden y por modelado aprendemos cómo vivimos y disfrutamos de las experiencias y de compartir quienes somos.

Al final, hablar en público es la experiencia de compartir algo con los demás. ¿Yo cómo comparto quién soy? hablando. Hablar en público es el arte de hablar con los demás mostrándonos tal cual somos sin presionarnos. A veces nos ocurre que no podemos vivir como algo agradable que nos miren u oír nuestra voz. Si las experiencias que he tenido de hablar con los demás no han sido muchas y no he practicado, o si las experiencias han sido en un ambiente tenso etc, en el cerebro emocional se nos han ido guardando emociones desagradables de compartir y dar nuestra opinión. ¿Hemos tenido papás que nos elogian? ¿nos han sonreído? El cerebro emocional ha sentido una amenaza cada vez que hablaba en público. También es importante tener en cuenta la sensación de orgullo y satisfacción tanto cuando hemos acertado como cuando nos hemos equivocado. Generalmente nosotros percibimos los errores como la sintomatología que vemos en la gente (tartamudear, temblar, etc).

El miedo a fallar o equivocarse, el miedo a decepciones, ese es en el fondo el verdadero miedo a hablar en público.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *