Terapia Sensoriomotor

La Psicoterapia Sensoriomotriz es una modalidad de terapia verbal, orientada en el cuerpo.

Al trabajar simultáneamente con el cuerpo y la mente, la persona toma conciencia de información que a menudo permanece inconsciente en la terapia verbal convencional y se promueven cambios físicos, emocionales y cognitivos más duraderos.

El resultado de la Psicoterapia Sensoriomotriz es que las personas se sienten liberadas emocionalmente y se sienten mejor gracias a que sus síntomas se han reducido o desaparecido, perciben haber cerrado asuntos pendientes de su vida, el cuerpo se siente libre de moverse y actuar sin sentirse invadido, atado o bloqueado, y las creencias limitantes se han transformado en creencias adaptativas que permiten vivir desde la salud, la felicidad y la libertad.

Fue desarrollada en la década de 1980 por Pat Ogden, influenciada por el trabajo de Ron Kurtz (1990) y el Método de Rolf de Integración Estructural (Rolf 1987) y enriquecida por las contribuciones de los campos del apego, la neurociencia, y la disociación. Mezcla los enfoques cognitivo y emocional, el diálogo verbal y las intervenciones físicas.

En el abordaje sensoriomotor es crucial ayudar a los clientes a entender cómo el cuerpo se ve afectado por el trauma (abusos, accidentes, catástrofes, cirugía o guerra) generando síntomas que pueden dificultar el procesamiento emocional y cognitivo. En la forma, la estructura y el movimiento del cuerpo se reflejan las creencias limitantes que vamos interiorizando a lo largo del desarrollo, debido a las necesidades insatisfechas. Los clientes aprenden la utilidad de trabajar con el cuerpo y cómo realizarlo.

El cuerpo es lo más explícito que tenemos que revela todo lo ímplicito que llevamos dentro y de lo que no somos conscientes. El cuerpo es una ventana para ver nuestros traumas y limitaciones aprendidas que nos hacen vivir sufriendo, sin darnos cuenta de que hay alternativas más saludables o, al menos, sin poder acceder a ellas.

En las sesiones de Psicoterapia Sensoriomotriz se emplean experimentos en conciencia plena para tratar de acceder desde el cuerpo a los recuerdos implícitos y los efectos neurobiológicos del trauma, de los que no somos conscientes pero que sufrimos igualmente. Es un proceso experiencial más que cognitivo, donde el cliente es guiado a tomar conciencia de la experiencia interna del momento presente (como los recuerdos, las imágenes, las emociones, los pensamientos y los patrones corporales), que están relacionados con los temas de su vida y sus síntomas, para que pueda sentir nuevas opciones físicas y psicológicas, para reorganizarse hacia la salud.

La Psicoterapia Sensoriomotriz es una terapia de diálogo orientada al cuerpo y, a diferencia de los masajes y otras terapias corporales, el contacto físico no es necesario. Se pueden utilizar almohadas u otros accesorios de forma efectiva para la mayoría de las intervenciones cuando cliente y terapeuta así lo acuerdan.

A los clientes se les informa de que ninguna intervención es obligatoria, que ellos eligen si quieren trabajar con el cuerpo y cómo trabajar con él. Esto es especialmente importante para los clientes traumatizados que fueron despojados de su elección durante el acontecimiento traumático.

Dado que el éxito de la Psicoterapia Sensoriomotriz depende de la capacidad del cliente para mantener una atención interna, las personas que no puedan ser plenamente conscientes no serían clientes adecuados. Esto puede incluir a niños muy pequeños y a personas con adicción a sustancias psicoactivas o angustia psicológica extrema. Los niños, adolescentes, adultos y personas mayores con la atención interna suficiente para hacer consciencia plena pueden beneficiarse de este abordaje.