TIC

Las Técnicas de Integración Cerebral (TIC) permiten aliviar la sintomatología procedente de experiencias traumáticas. TIC facilita que los dos hemisferios del cerebro trabajen en equipo e intercambien la información necesaria para poder resolver los efectos de los traumas. Sabemos que el hemisferio derecho es más emocional y el izquierdo es más racional y que ambos están conectados a través de una zona llamada Cuerpo Calloso.

Pensar en un trauma produce una perturbación diferente según qué ojo tienes tapado. Cuando tapas el ojo derecho percibirás de una manera diferente el trauma a cuando tapas el ojo izquierdo. Las diferencias podemos notarlas en los pensamientos, en las emociones, en las sensaciones corporales a propósito del problema que se trata.

Para reducir la sintomatología perturbadora necesitamos integrar la información desde la “visión” de ambos hemisferios, de modo que estos dos hemisferios intercambien y aporten su propia visión del trauma. 

Si tapamos sucesivamente de forma alternativa el ojo derecho e izquierdo mientras pensamos en el recuerdo, la luz que llega al otro ojo estimula el hemisferio cerebral opuesto y moviliza e integra el malestar “atascado”. También podemos utilizar unas gafas oscuras especiales, con una ranura en uno de los cristales, para provocar este efecto.

TIC permite la integración natural de las diferencias en la percepción de ambos hemisferios cerebrales, que se intensifican ante las situaciones perturbadoras. Necesitamos construir una percepción de la realidad más realista y adaptativa. Podemos liberarnos del sufrimiento y de los miedos.