Diseño sin título (2)La vuelta al cole supone para los más pequeñ@s el reencuentro con amig@s, profesores/as, etc. Much@s otr@s enfrentan la primera vez que van al colegio o al cambio de un colegio a otro, lo que está claro es que para tod@s supone un momento de ruptura con el momento vacacional. Los niñ@s se pueden sentir frustrad@s, cansad@s, tristes, desorientad@s, ansios@s, pueden llorar mucho, tener insomnio y tener reacciones fisiológicas como vómitos, dolores de tripa o cefaleas.

¿Existe el síndrome postvacacional también para los niñ@s?

El síndrome postvacacional no afecta solamente a un 15% de l@s adult@s sino que también afecta a l@s niñ@s. Entre un 5 y un 8% de l@s niñ@s sufren los síntomas antes mencionados de este síndrome.

¿Por qué hay niñ@s que llevan tan mal la vuelta al cole?

Para entenderlo mejor debemos entender primero lo que es el apego y el desapego.
El apego es el vínculo que el niñ@ establece con su figura de referencia, generalmente los/las padres/madres. Los padres/madres que manejan bien la convivencia y vinculan bien con sus hij@s generarán en sus hij@s un apego seguro, un lazo de unión y una relación que les creará una estructura sólida donde ell@s puedan sentirse segur@s y protegid@s cuando vienen amenazas o cambios como por ejemplo el de la vuelta al cole.

Lo que deben hacer los padres/madres es acoger las emociones positivas y negativas de sus hij@s y generar un apego seguro en el día a día anticipándose a la situación del cole. Para ello, nos anticiparemos al momento de la vuelta al cole preparando las condiciones que van a favorecer que nuestra hij@ viva esa situación de forma saludable y generando que ell@s se puedan sentir segur@s y protegid@s aunque papá y mamá no estén. Los niñ@s tienen la necesidad de estar cerca de papá y mamá porque de forma natural son un referente de protección y seguridad. Los niñ@s con un apego inseguro no van a tener un periodo de adaptación natural sino el reto enorme de adaptarse a una circunstancia de cambio pero sin tener la estructura base ni los cimientos para poder afrontarla.

Asimismo, nuestr@s hij@s tienen la necesidad de tener autonomía y ser independientes y poder sentirse protegidos igualmente cuando papá y mamá no están y aquí entra en juego el desapego. Al igual que hay un apego saludable, también hay un desapego saludable. El desapego saludable es la capacidad de aprender a sentirnos segur@s y sanos sin necesidad de estar al lado de determinadas personas generando así una mayor autonomía e independencia y facilitándonos una independencia sana.

Ser dependientes emocionalmente es sano cuando somos niñ@s. Si nos cuidan, nos protegen y nos dan cariño nos están generando esos cimientos para que cuando seamos mayores podamos tener una independencia sana. La vuelta al cole en definitiva es un momento de desapego.

Sabiendo lo importante que es generar un apego seguro ¿Cómo podemos facilitar el proceso de adaptación al inicio del curso escolar? Aquí os dejamos 15 claves:

  1. Anticiparnos a la vuelta al cole haciendo una adaptación progresiva: 7-10 días antes de la vuelta al cole comenzamos a cambiar las rutinas y a adelantar los horarios. Si no se ha podido hacerlo de forma anticipada no generar tensiones añadidas por ello sino ir ajustando las horas poco a poco con tranquilidad y buen rollo.
  2. Llevarles unos días antes al colegio si es el primer día en ese cole para que vean cómo es y dónde van a estar, que puedan tener algún contacto con los/las profes para calmarles.
  3. Explicarles lo que van a vivir cuando vayan al colegio adaptándolo a la edad del niñ@.
  4. Explicarles las posibles dificultades que se van a encontrar: anticipamos los aspectos que se pueden encontrar y se los exponemos de una forma desdramatizada. Podemos decirles “vamos a ir al cole y si vemos a un niño que llora le podemos decir, nene por que lloras, no, no te preocupes que papá y mamá van a venir luego”, “todo lo que necesites se lo pides a tu profe, profe es que me estoy aburriendo, profe es que tengo pipí, profe me ayudas a hacer esto?”
  5. Animarnos como madres y padres diciéndonos cosas positivas “se que esto lo estoy haciendo porque soy una buena madre/padre y es bueno para mi hij@”
  6. No asustarnos con los síntomas y explicarles lo que les pasa a los niñ@s. Cuando tiene dolores de cabeza o tripa nosotr@s actuamos como traductores de las experiencias de los niñ@s ayudándoles a entender su cuerpo y su mente “Ah cariño, te duele la tripita, verdad? a lo mejor estás un poco nervios@ o estás echando en falta que papá y mamá estén cerquita…claro es que tu tripita no sabe todavía lo diver que es ir al cole!”
  7. Preparar el material con ell@s y que participen en el proceso. El día anterior dejamos ya todo preparado y organizado para el día siguiente. Si no se ha hecho no generar tensiones añadidas por ello, lo hacemos con buen rollo. Para la adaptación y la salud de tod@s es mejor llegar tarde con buenas sensaciones que puntuales con malas sensaciones.
  8. El día que toca volver al cole desayunamos con tiempo para no añadir estrés.
  9. Como madres y padres transmitimos la motivación por la vuelta al cole/trabajo y focalizamos nuestra atención en los aspectos positivos.
  10. Si nuestros hij@s nos dicen que no quieren ir al cole acogemos el mensaje entendiendo que cuando ell@s están en una emoción negativa tenemos que acogerlos primero y luego nos desviamos a lo positivo y nos ponemos nosotr@s como ejemplo “claro cariño, no quieres ir al cole porque nos gusta estar mucho junt@s, pero cuando salgas del cole podemos jugar mucho rato también. Además, a mamá/papá le gusta mucho que vayas al cole porque….”
  11. Por las tardes es bueno que fomentemos actividades físicas de montar en bici, correr, saltar, etc. porque el cuerpo se tensa con emociones intensas y así liberamos tensiones.
  12. Cuando les dejemos en el cole es fundamental que nosotr@s les sonriamos aunque ellos estén llorando, la sonrisa les transmite tranquilidad y entienden que esa experiencia es buena para ell@s. Cuando les recogemos es importante que seamos puntuales sobre todo los primeros días. Cuando les dejemos tenemos que ser breves y las explicaciones que les queramos dar se las damos antes del momento de dejarles en el cole. Al recogerles nos podemos extender más y podemos dedicarles todo el tiempo que queramos y responderles a todo lo que nos demanden. No les vamos a obligar que cuenten todo justo al salir si no les apetece. A veces lo van contando a lo largo de la tarde si les volvemos a preguntar.
  13. Nosotr@s somos su puente con las relaciones sociales, somos el modelo que tienen de cómo se saluda, se pregunta y cómo se hace para relacionarse con el resto.
  14. Les vamos a elogiar y a abrazar mucho estos días si les apetece
  15. No les vamos a criticar sino a enseñar opciones saludables para lo que necesiten

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *